2015.09.18

En los últimos años son numerosas las demandas contra entidades bancarias pretendiendo una sentencia que considere nulas ciertas cláusulas abusivas en los contratos de préstamo.

Los tribunales españoles vienen reconociendo que en muchos casos se está produciendo un abuso por parte de las entidades bancarias con la inclusión de ciertas cláusulas y resuelven su nulidad.

Sin embargo, cuando el prestatario es una persona a la que se le supone un cierto nivel de conocimientos económicos o financieros, nuestros tribunales fallan a favor de la entidad bancara prestamista.

Pues bien, parece que algo va a cambiar.

Una reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) aclara que los profesionales cualificados tienen derecho a la misma protección que cualquier consumidor cuando actúan fuera de su ámbito profesional.

 El TJUE resuelve una cuestión de prejudicialidad en la que se consultó si un abogado con experiencia mercantil podía considerarse consumidor teniendo en cuenta sus conocimientos y que había pedido un préstamo personal avalado con una hipoteca de su bufete.

La sentencia abre la posibilidad de reclamación de muchos empresarios que se han visto forzados a avalar con el patrimonio de su empresa un préstamo personal que puede incluir cláusulas abusivas.

Esto supone un avance pues profesionales y empresas ya pueden ser considerados consumidores con derecho a la protección legal, aunque se les suponga un cierto nivel de conocimientos.