Por el Juzgado de lo Social nº 2 de Cádiz, 13/09/2011, se ha estimado improcedente la decisión empresarial de despedir a un empleado que fingía una cojera con el afán de demostrar que persistían los síntomas que le habían llevado a estar en situación de inca-pacidad temporal.

La actuación del trabajador aparentando ante la empresa la persistencia de un síntoma de cojera es considerada como una irregularidad que, sin embargo, no reviste suficiente gravedad como para despedir. Y ello, a pesar de que el empresario había demostrado con la intervención de un detective que su empleado simulaba la cojera.

Leer más: NO ES CAUSA DE DESPIDO FINGIR UNA COJERA PARA ALARGAR LA BAJA POR INCAPACIDAD TEMPORAL

El obligado a retener, es la entidad que satisface las rentas sujetas a retención (artículo 76 del RIRPF). Es decir, el empleador. No puede olvidarse que elFOGASA se subroga en la posición del trabajador, no del empresario.

Conforme a lo anterior, el obligado a presentar el modelo 190 es la entidad empleadora que ha dejado pendientes de pago los salarios de los trabajadores; en consecuencia, y a tenor de lo dispuesto en los artículos 105 de la LIRPF y 108 del RIRPF, el FOGASA no estaría obligado a presentar el modelo 190, ya que no está obligado a retener.

Sin embargo, en algunos casos, es el FOGASA quien presenta el modelo 190 sin retenciones. En tales casos, dicha información puede resultar de utilidad.

Leer más: ¿QUIEN ESTA OBLIGADO A PRESENTAR EL MODELO 190 EN LOS SUPUESTOS EN LOS QUE EL FOGASA ABONA...

Se establece el nuevo contrato para el aprendizaje y la formación.

Este nuevo contrato se dirige a jóvenes mayores de 16 años y menores de 25 años que carezcan de cualificación profesional alguna.

De forma transitoria, hasta el 31 de diciembre de 2013, podrá celebrarse con jóvenes mayores de 25 y menores de 30 años.

La jornada laboral consistirá en el 75% de la jornada laboral habitual en la empresa y el resto del tiempo se dedicará a actividades formativas en un centro formativo.

La duración mínima del contrato será de un año y la máxima de dos años, y podrá prorrogarse un año más en función del proceso formativo del trabajador.

Se establece una reducción del 100% de las cuotas de los trabajadores durante toda la vigencia del contrato, incluida la prórroga.

Para tener derecho a estas reducciones, el contrato para la formación y el aprendizaje se establece el requisito de que haya incremento de la plantilla de la empresa.

Las empresas que, a la finalización de los contratos para la formación y el aprendizaje, los transformen en indefinidos, tendrán derecho a una reducción en la cuota empresarial a la Seguridad Social de 1.500 € durante 3 años y en caso de mujeres de 1.800 €.

Aquellos contratos temporales celebrados con anterioridad al 28 de agosto de 2011 podrán transformase en contratos indefinidos de fomento antes del 31 de diciembre de 2011, y los contratos temporales celebrados a partir del 28 de agosto de 2011 podrán transformarse en contratos indefinidos de fomento antes del 31 de diciembre de 2012.