La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha exigido a un hombre pagar una pensión compensatoria a su ex mujer por el tiempo que dedicó exclusivamente a su familia: la mujer se casó y se ocupó durante 21 años de sus tres hijos en exclusiva.jurispfamili

Después, trabajó durante cortos periodos en labores de  limpieza y en centros geriátricos. Tras 38 años de matrimonio se divorció. Ahora está jubilada con una pensión.

La Audiencia Provincial de Madrid le denegó la pensión compensatoria que reclamó a su ex marido al no apreciar “desequilibrio”. Señaló la Audiencia que la “pensión compensatoria no es un mecanismo dador de cualidades profesionales que no se tienen”.

Este argumento es ahora rechazado por el Tribunal Supremo y afirma que “ese prolongado lapso de dedicación a la familia es el que determina que la pensión cotizada sea inferior, lo que exige la oportuna compensación; esa dedicación provoca un desequilibrio entre la situación económica de uno y otro de los cónyuges, especialmente porque debido a la edad, no es previsible que pueda mejorar su situación”.